¿Sientes una congestión en tu tejido mucoso? Pues lo más probable es que estés padeciendo una patología denominada sinusitis maxilar. Por lo general, es bastante habitual, así que no te preocupes. Este problema suele ser el motivo de consulta más demandado en nuestra clínica, ya que se produce cada vez que enfermamos de un resfriado. Dada la prevalencia que tiene en la población se han realizado numerosos estudios para determinar su origen y se ha llegado a la conclusión que esta afección consiste en sobresaturar los tejidos mucosos o conductos de nuestros senos nasales, lo que nos ocasiona problemas respiratorios, y que también suele generarse debido a diversos alérgenos e implantes dentales.

Esta patología se divide según su grado de afección, persistencia o la región afectada, generando ciertas tipologías unas más fuertes que otras. En este artículo haremos hincapié y detallaremos su sintomatología e indicios y los procedimientos preventivos y curativos, entre otras cosas más. Si te resulta interesante conocer más a fondo este tema, puedes hacerlo comunicándote con nuestros especialistas, ya que, en la Clínica Dra. Belén Puras nos encargaremos de mejorar y proteger cualquier afección que pueda provocar u ocasionar inconvenientes en tu salud bucodental.

¿Qué se conoce como senos nasales?

Antes de entrar en contexto necesitamos aclarar una serie de conceptos, ya que sea cual sea tu grado de afección, esta patología termina dañando los tejidos mucosos y conductos nasales. Estos últimos se definen como los agujeros que nos permiten respirar y que son la continuación de la cavidad nasal. Se encuentran recubiertos con la misma capa que poseen nuestras fosas nasales, denominada membrana mucosa y que genera una secreción viscosa. Esta mucosa se encarga de conservar dichos conductos húmedos y atrapar partículas dañinas que pueden afectar nuestro organismo.

¿Qué tipos de senos nasales existen?

Las personas tenemos cuatro pares primordiales que mostramos a continuación: 

  • Los frontales se hallan encima de nuestros ojos.
  • Los etmoidales acostumbran a ser diminutos y se localizan detrás del puente de la nariz y en medio de los ojos.
  • Los maxilares, ubicados en nuestros pómulos.
  • Los esfenoidales están en la parte superior de la nariz y detrás de los ojos.

¿Cuáles son los tipos de sinusitis?

Cabe destacar que el grado de molestia que padezcas va a depender de las paredes nasales que están siendo perjudicadas. Esta afección suele desglosarse de acuerdo a la región afectada y según la duración de los síntomas. A continuación, se muestran cada una de ellas:

Según la región

  • La frontal produce incomodidad encima de las cejas y la frente.
  • La maxilar ocasiona molestias en la mandíbula preeminente, las piezas dentales y las mejillas, confundiéndo en algunos casos con un dolor intenso de muelas.
  • La etmoidal causa presión cerca de los ojos y en los costados de la nariz.
  • La esfenoidal ocasiona molestias alrededor de los ojos, en la frente o en la sien. Además, provoca incomodidad en los oídos y en el cuello.

Según el tiempo

  • Aguda: suele durar aproximadamente de tres a cinco semanas y sus sintomatologías remiten completamente.
  • Subaguda: en este caso varía de una a veinte semanas.
  • Crónica: presenta posibles agudizaciones reiteradas, lo que conlleva una permanencia mayor a veinte semanas.

¿Qué es la sinusitis maxilar?

Como suele suceder en cada una de sus tipologías, se basa en la hinchazón o impedimento de los senos nasales. Aun cuando ya hemos dicho que la causa más recurrente de esa inflamación es el tradicional resfriado ocasionado por un virus, el origen también puede deberse a otras razones. La más frecuente, aparte del tradicional resfriado, sucede después de haberse realizado una elevación del seno tras ciertos procedimientos odontológicos como los implantes dentales.

Sin importar su tipología, padecer esta enfermedad hace que no podamos inhalar y exhalar bien el aire, debido al bloqueo o impedimento de las cavidades, ocasionando que no podamos respirar de forma correcta. En ciertas ocasiones puede curarse por medio de antibióticos y, si por alguna razón, estos no hacen efecto, se procederá a realizar una intervención para aliviar esta molestia.

Sinusitis maxilar crónica de procedencia dental

Como se ha venido mencionando a lo largo del artículo, esta patología puede producirse como efecto secundario tras colocar implantes dentales. A veces un paciente no cuenta con la porción suficiente de hueso en el sector siguiente del maxilar preeminente para ajustar el agarre del tornillo del implante. Como única solución se procede a realizar una intervención conocida como elevación del seno maxilar. Aun cuando suele ser una operación que no tiene inconvenientes a largo plazo, en ciertas ocasiones genera una complicación en el postoperatorio y se desencadena esta patología.

¿Cuál es la sintomatología de la sinusitis maxilar?

Los síntomas de esta patología acostumbran a ser numerosos y de difícil diagnóstico. En algunas ocasiones esta sintomatología puede variar con respecto a la tipología de la sinusitis o de lo avanzada que se encuentre la misma, siendo la fiebre una de las manifestaciones más angustiante:

  • Mucosidad y entorpecimiento de la mucosa nasal.
  • Dolor de mandíbula, piezas dentales y cuello.
  • Tos.
  • Desfallecimiento.
  • Dificultades respiratorias. 
  • Infección en el oído.
  • Mal aliento.

¿Cuáles son los componentes desencadenantes de la sinusitis maxilar?

Al padecer sinusitis maxilar se bloquean los conductos nasales que normalmente nos permiten respirar, como también el revestimiento interior de la nariz, debido a ciertos factores irritantes y alérgicos que mostramos a continuación:

  • Partículas volátiles alérgicas, como el polen de los árboles y el césped. 
  • Humo y contaminación del aire.
  • Atomizadores que tienen dentro sustancias químicas, como ciertos productos domésticos.
  • Problemas de adenoides, los cuales tienen la posibilidad de obstaculizar la respiración.
  • Ciertas enfermedades como fibrosis, asma, alergias u otros.

¿Cómo puedo prevenir la sinusitis maxilar?

No está en nuestra mano impedir del todo la aparición de la misma, sin embargo, tenemos la posibilidad de ofrecerte ciertos consejos para reducir la posibilidad de padecer esta patología. Solo deberás llevar a cabo las siguientes medidas preventivas, sin ningún tipo de excusa:

  • Previene las infecciones en la vía respiratoria tratando de mantenerte alejado de las personas que tengan resfriados. 
  • Lávate las manos varias veces al día con agua y jabón, en particular antes de las comidas.
  • Evita el humo del cigarrillo y el aire contaminado o los espacios con mucha contaminación. Estos factores contaminantes tienen la posibilidad de irritar e inflamar los pulmones y los conductos nasales.
  • Usa un humidificador, sobre todo si el aire de tu casa suele ser seco. Ten en cuenta que el humidificador se encuentre limpio y libre de moho, lavándolo meticulosamente de forma regular.
  • En caso de llevar implantes dentales, acude a tus revisiones y sigue unas rutinas de higiene exhaustivas.
  • Descansa, esto ayudará a tu cuerpo a combatir las infecciones y agilizar la recuperación.
  • Humedece tus cavidades sinusales: cúbrete la cabeza con una toalla a medida que inhalas el vapor que sale de un cazo con agua caliente. Mantén ese vapor en la cara durante unos minutos o toma una ducha con agua caliente y respira el aire cálido y húmedo. Esto ayudará increíblemente a aliviar el dolor y a retirar la mucosidad acumulada.
  • Limpia tus senos nasales enjuagando tu nariz con un rinocornio o lavados nasales.
  • Hidrátate adecuadamente. Si quieres eliminar el virus de tu cuerpo, asegúrate de hidratarte tomando un total de ocho vasos de agua al día.
  • Establece un plan de comida que eleve tu sistema inmunológico como ajo, cebollas o jengibre.

¿Qué tratamientos se utilizan para la sinusitis maxilar?

En ciertos casos este problema respiratorio no requiere ningún tratamiento debido a que suele mejorar por sí solo. En cambio, cuando el grado de afección es mayor, bastará con aplicar unas correctas técnicas de cuidado personal para aliviar dichos síntomas. A continuación se presentan algunos de estos tratamientos:

  • Aerosol nasal de solución salina, que se inhala por la nariz varias veces al día para enjuagar los conductos nasales.
  • Corticosteroides nasales, que te ayudarán a prevenir y evitar la inflamación.
  • Descongestivos, que puedes encontrarlos en forma de líquido, aerosoles nasales recetados, y de comprimidos. Solo deberás usarlo si nuestros especialistas te lo sugieren, de lo contrario pueden provocar el retorno de una congestión más grave o inclusive, de rebote.
  • Medicamentos analgésicos como aspirina, ibuprofeno o paracetamol.

La Clínica Dra. Belén Puras le dice ¡adiós a la sinusitis maxilar!

La Clínica Dra. Belén Puras cuenta con profesionales altamente capacitados en el área de la salud bucodental que se encargará de suministrar toda la ayuda necesaria e indicar cómo mejorar o superar tu sinusitis maxilar. A su vez, te proporcionarán el método que mejor se adapte a tus necesidades, preferencias y grado de afección. 

Recuerda que la mejor prevención es acudir a tiempo a una visita con alguno de nosotros, de este modo, tendremos la posibilidad de atacar y darle fin de una vez por todas a esta molestia.

¿A qué estás esperando para contactarnos?

Leave a Reply