¿Has sentido como un dolor agudo en tus piezas dentales? Esa sensación acostumbra a ser una señal que envía la pulpa dental cuando algo no anda bien en uno o varios dientes y suele conocerse como sensibilidad dental. Esta señal se produce al consumir comidas o bebidas con diversos cambios de temperaturas y sabores, ya sean temperaturas elevadas, bajas, alimentos ácidos, picantes o dulces. La sensibilidad dental es una dolencia que le puede suceder a cualquiera, desde al más pequeño de la casa hasta al mayor de todos.

Este trastorno doloroso ocurre una vez que la capa interna de nuestras piezas dentales, más conocida como dentina, queda plenamente expuesta y desprotegida. Esto ocasiona que el recubrimiento del esmalte se vuelva mucho más delgado y susceptible de lo regular. La dentina contiene una gran cantidad de poros y conductos que se desplazan de la parte exterior del diente hacia el nervio en el centro de la pieza. Cuando la dentina queda expuesta, dichos conductos son estimulados con facilidad por los cambios de temperatura o ciertos alimentos y es cuando se produce el dolor agudo en nuestros dientes.

No obstante, en la Clínica Dra. Belén Puras encontrarás expertos en el área de la odontología que van a poder facilitarte el tratamiento que corresponda y que mejor se adapte a tus gustos, necesidades y grado de afección. También te proporcionarán una serie de consejos que te aliviarán con esa molesta sensación. Si te interesa el tema y deseas conocer un poco más en detalle esta afección, como sus causas y tratamientos, te invito a que sigas leyendo.

¿Qué se conoce como sensibilidad dental?

En términos médicos se define como ese dolor transitorio causado por el contacto de la dentina con algún factor externo, ya sean alimentos o bebidas con una temperatura elevada o baja, o sabores ácidos o dulces. Existe un rango de edades en las cuales, en ciertas ocasiones, hay mayor afectación que en otras, como las que se muestran a continuación:

  • Un 18,4 % en los adultos: uno de cada siete adultos entre los 25 y los 45 años.
  • Un 15 % en los adultos mayores: entre los 65 y los 70 años.
  • Un 25,7 % en los adolescentes: en edades comprendidas de 19 a 25 años, por el exceso del consumo de bebidas acidogénicas y el uso desmesurado de productos de blanqueamiento sin supervisión.

Esta clase de afección afecta a la mayoría de hombres y mujeres en algún momento de su vida, siendo la franja de edad que más acuden al odontólogo entre los 25 y 45 años. Quienes poseen más probabilidades de sufrir sensibilidad dental son esas personas que no se cepillan correctamente las piezas dentales, debido a que hay un mayor desgaste en el sector del esmalte. Y si además el paciente en cuestión sufre una recesión de las encías, podría llegar a aparecer una patología periodontal, que si no se trata a tiempo puede producir graves problemas en su salud bucal.

¿Qué factores desencadenan la sensibilidad dental?

Existen diversas causas que desencadenan esta sensación molesta e incómoda. Aquí te mostramos los factores más destacados:

Factores primordiales

  • La retracción de encías por el paso del tiempo o un cepillado dental incorrecto.
  • La ingesta de bebidas ácidas, las cuales ocasionan la desprotección de la dentina y el deterioro del esmalte.
  • El cepillado dental utilizando una pasta demasiado abrasiva, llevado a cabo de manera errónea y/o realizado más de tres veces al día, todo lo que podría ocasionar la pérdida de esmalte.
  • Determinados fármacos, en concreto aquellos que están compuestos por ácidos, como el ácido acetilsalicílico.
  • El uso excesivo de pastas blanqueadoras que provocan el desgaste y la erosión del esmalte.
  • Las caries y las fracturas dentales que pueden generar la eliminación total del esmalte y de la dentina, lo que ocasiona que las piezas y los conductos dentales queden más expuestos a factores externos.
  • El tallado dental, debido a la incisión y exposición de los túbulos dentales, que afecta al tiempo necesario para que se forme la neodentina.
  • Los retenedores de las prótesis removibles y los aparatos de ortodoncia mal ajustados son responsables de las recesiones gingivales, ocasionando caries e incluso la pérdida de piezas.
  • Los raspados, ya que no solo eliminamos las bacterias o el cálculo del área radicular, sino que, además, lo hacemos con los cementos y parte de la dentina.

Procesos destructivos dentarios

  • La atrición, relacionada con el desgaste dental ocasionado por el roce continuado y el bruxismo. Se perjudica a los caninos y a la punta de las cúspides de los sectores posteriores.
  • La abrasión, también ocurre por el desgaste dental, sin embargo, se genera por una mala técnica del cepillado.
  • La erosión química, que se produce por la ingesta desmesurada de alimentos ácidos o el reflujo de ácido del estómago. Dichos ácidos desmineralizan el área del esmalte y de la dentina haciéndolos más propensos a la abrasión.

¿Cómo puedo identificar la sensibilidad dental?

Para determinar esa molestia incómoda, primero se deberá identificar la pieza dental afectada a través de una secuencia de pruebas emitidas por nuestros especialistas, donde se determinará la medición de dolor, si son numéricas, verbales o de colores. A continuación, se detallan estas pruebas:

Prueba térmica de frío o calor

  • Técnica con frío: se comprueba la reacción de la sensibilidad de la persona a tratar, aplicando frío sobre la vestibular y lingual de la pieza afectada, con un toque de cloruro de etilo.
  • Técnica con calor: se basa en calentar una punta de gutapercha y colocarla junto al diente tras la aplicación de una capa de vaselina para evitar que se adhiera a ella.

Prueba táctil

Se hace para verificar la sensibilidad al contacto con un explorador, realizando movimientos horizontales en el cuello de las piezas.

Prueba osmótica

Se realiza con una solución saturada de glucosa con un algodón durante unos veinte segundos, evaluando el dolor en una escala de 0 a 1, donde:

  • 0 indica que no hay dolor.
  • 1 sí hay dolor.

Prueba eléctrica

Se hace por medio de un artefacto de corriente eléctrica denominado pulpómetro, el cual emite un electrodo que contacta sobre la cara vestibular de la pieza dental. Para una mejor conductividad se aplica una gota de dentífrico en el sitio donde el electrodo va a entrar en contacto con la pieza dental.

¿Cuáles son los indicios de la sensibilidad dental?

Primordialmente, ese dolor inquietante e incómodo en una o varias de nuestras piezas dentales, el cual acostumbra a ser totalmente desagradable y perturbador para las personas que lo padecen. Sin embargo, se podría decir que en las sintomatologías que produce esta afección destacan las siguientes:

  • Dolor fuerte y situado.
  • Responde a ciertas reacciones externas.
  • Desaparece en cuanto el estímulo deja de tener contacto con la pieza dental o región afectada.

Sin embargo, es fundamental resaltar que, si esta sensibilidad se torna desmesurada y constante tras el cese del estímulo externo o, si por alguna razón no se logra localizar su ubicación, debes asistir de manera inmediata a nuestros especialistas. Dicha sensibilidad dental puede estar relacionada con algún problema más profundo y de mayor riesgo como es la aparición de una patología periodontal.

¿Cuáles son los tratamientos para la sensibilidad dental?

Antes que nada, se tienen que establecer ciertas medidas preventivas como evitar el consumo de bebidas y alimentos ácidos, y mejorar los hábitos nutritivos y de limpieza bucodental. El odontólogo indicará el tratamiento conveniente, según el grado de afección que presente el paciente, ya sea de forma directa en nuestra clínica, en casa o en ambos lugares. A continuación, se muestran dichos tratamientos:

Tratamiento en casa

Dichos tratamientos se basan en la auto aplicación de diferentes productos y compuestos en pastas dentífricas, spray, colutorios o geles. El objetivo es el de bloquear la conducción nerviosa y el sellado de los túbulos dentales.

Tratamiento en la Clínica Dra. Belén Puras

Estos tratamientos se establecen principalmente una vez que existe una sensibilidad severa con pérdida de tejido duro y blando. Es decir, cuando esta sensación se asocia a alteraciones estéticas debido a fuertes recesiones gingivales. Se puede optar por procedimientos como la cirugía plástica periodontal o el uso del láser, cuya finalidad es la oclusión física de los túbulos dentinarios. En algunas ocasiones se realiza de manera individual o junto a otros compuestos de aplicación tópica.

Mejora tu sensibilidad dental en la Clínica Dra. Belén Puras

Como hemos venido mencionando, la sensibilidad dental significa que algo no funciona como debería en tu salud bucodental. Sin embargo, no tienes por qué alarmarte. En la Clínica Dra. Belén Puras te garantizamos métodos especializados y adaptados a tus necesidades, preferencias y grado de afección. Cada uno de nuestros especialistas se encargará de proporcionarte el apoyo elemental según sea tu caso, de manera personalizada y única. También determinarán la causa que se oculta detrás de aquel dolor profundo en tus piezas dentales y le pondrán fin cuanto antes. Así que no esperes más y contáctanos, puedes hacerlo el día que quieras en nuestros horarios de atención al cliente.

¿Quieres mejorar tu sensibilidad dental de forma inmediata? ¡Visítanos!

Leave a Reply