Tu salud dental

Antes que una boca bonita, es necesaria una boca sana.
Sólo los grandes profesionales, lo tienen en cuenta.

Frenillos

Lo que debes saber sobre estas estructuras anatómicas

Los frenillos cumplen una función muy importante en la preservación de nuestros tejidos y en la garantía de la correcta funcionalidad de nuestros órganos móviles. Evitan que estos últimos puedan desplazarse fuera de la posición que deben ocupar. Estas estructuras permiten vincular un elemento móvil a otro fijo, lo que facilita que haya un movimiento limitado y suficiente en cuanto a extensión se refiere.

Si bien existen varios frenillos repartidos por toda el área de nuestro cuerpo, la mayor parte de ellos se encuentran en la cavidad bucal. En esta zona se ubican los frenillos labiales superior e inferior y el lingual. Cada uno de ellos tiene características anatómicas diferenciadas y desempeña funciones específicas según su posición y las estructuras u órganos que están involucrados.

Por lo general, este tipo de membranas realizan sus funciones sin ningún problema, por lo que rara vez son tomadas en consideración en el marco de una revisión odontológica de rutina. Sin embargo, también sucede que la presencia de disfunciones puede afectar de modo significativo el desempeño de su labor.

En otras ocasiones, debido a alguna anomalía en su forma, alguna de estas membranas puede provocar una distribución incorrecta de las piezas dentales o causar una limitación sustancial del movimiento de los órganos relacionados con esa membrana.

En la Clínica Dra. Belén Puras te ofrecemos los tratamientos más innovadores y eficaces para corregir los problemas que pueden afectar a los frenillos bucales. Si deseas saber más sobre este tipo de estructuras bucales, sus alteraciones y los tratamientos que pueden mejorar su funcionamiento, te invitamos a seguir leyendo.

¿Qué son los frenillos bucales?

Los frenillos bucales son estructuras anatómicas formadas por tejidos musculares o fibrosos, o de ambos tipos, recubiertos por membranas mucosas que conectan dos superficies contiguas. Se ubican en torno a la línea media del paciente, en la parte interior de su boca. En virtud de las funciones que realizan, cuentan con la capacidad de modificar de modo significativo sus longitudes, formas y grosores, entre otros aspectos.

¿Cuáles son los frenillos bucales y qué alteraciones pueden presentar?

Como se ha comentado antes, existen tres tipos de frenillos, según su ubicación en la cavidad bucal, entre los que encontramos: el labial superior, el labial inferior y el lingual. A continuación, detallaremos la función y las propiedades de cada uno, así como las afectaciones que pueden relacionarse con ellos.

Frenillo labial superior

Este tipo de tejido conectivo une la cara interna del labio superior con la parte frontal de la encía superior. Se ubica entre los dientes incisivos superiores y se forma en conjunto con el paladar alrededor de la décima semana del desarrollo embrionario.

La principal alteración que puede presentarse con esta membrana es que resulte muy fibrosa y se inserte muy cerca de los dientes caninos, lo cual produce una separación anormal de los mismos conocida como diastema. Cuando esto ocurre se pueden observar otros problemas dentales como apiñamientos o rotaciones, entre otras anomalías.

No obstante, también puede ocurrir que el frenillo sea muy corto, dificultando así el movimiento del labio superior. Esto puede traer consecuencias no deseadas sobre la fonación, dificultando en concreto la correcta pronunciación de algunas consonantes, así como impidiendo que la respiración se pueda efectuar solo a través de la nariz.

Frenillo labial inferior

Consta de un repliegue de la mucosa bucal que se extiende desde la parte interior del labio inferior hasta la línea media de la encía inferior. Este se inserta en dicha encía a la altura del espacio interdental, entre los incisivos frontales inferiores.

La incidencia de problemas relacionados con la forma y/o posición del frenillo inferior son menos frecuentes que los causados por el superior. Sin embargo, cuando se inserta muy cerca de los dientes o cuando cuenta con un diámetro excesivo, también puede generar diastemas.

Cuando este frenillo es muy corto puede causar efectos estéticos desfavorables, retraer el tejido gingival y dificultar la adecuada ejecución de técnicas de higiene oral. Esto último podría acabar derivando en la proliferación de caries, gingivitis o una enfermedad periodontal.

Frenillo lingual

Este tipo de frenillo conecta la parte inferior de la lengua con el espacio sublingual o suelo de la boca. Este establece un límite adecuado para el movimiento de la lengua, lo que permite llevar a cabo y de forma adecuada actividades muy importantes para los seres humanos, como son hablar y deglutir alimentos.

El principal problema que puede presentar esta estructura bucal es que sea muy corta, lo que podría llegar a impedir que la lengua pueda apoyarse en el paladar duro o en los dientes para emitir algunos fonemas. También esto puede ser un obstáculo a la hora de tragar algunos alimentos. Este tipo de condición en la que el frenillo restringe excesivamente el movimiento lingual se conoce como anquiloglosia o lengua anclada.

Tratamientos para problemas relacionados con los frenillos

En nuestra clínica dental hemos desarrollado un conjunto de alternativas terapéuticas para tratar los principales problemas relacionados con los frenillos, las cuales llevamos a cabo con equipos que incluyen los últimos avances tecnológicos, lo que nos permite obtener los resultados que deseas y minimizar las molestias o el dolor que puedan generarse.

Frenectomía

La principal opción de tratamiento para las anomalías de forma de los frenillos es la frenectomía. Existen varios procedimientos para llevar a cabo una frenectomía según el frenillo que resulte afectado. En consecuencia, no podrán resolverse las alteraciones del frenillo lingual o de los frenillos labiales con un único tipo de intervención.

No obstante, independientemente del tipo de frenectomía empleada, el objetivo reside en la extirpación de la totalidad de dichas membranas conectivas, incluyendo su adherencia al hueso alveolar. Al llevarse a cabo esta operación podrán resolverse los problemas de movilidad de la lengua o los labios, así como eliminar las causas de los diastemas.

Frenotomía

Si el problema que presenta el frenillo tiene que ver con su punto de inserción se deberá realizar una incisión y reubicación del mismo para que ocupe el lugar que le corresponde. Este tipo de medida se conoce como frenotomía y, en ocasiones, puede ser la mejor opción para cerrar diastemas.

Conoce los mejores tratamientos odontológicos

Ya sea que estés padeciendo de alteraciones a causa de la posición o forma de tus frenillos o cuentes con otra condición que afecte tu salud o estética bucodentales, en la Clínica Dra. Belén Puras te ofrecemos los mejores tratamientos que puedas requerir. 

Nuestros odontólogos profesionales cuentan con todos los conocimientos necesarios, así como con los equipos de detección más avanzados y con el instrumental quirúrgico de última tecnología. Con todo este bagaje, podemos llevar a cabo frenectomías, frenectomías y otros tipos de intervenciones, garantizando tu máxima satisfacción y bienestar.

Visita nuestras instalaciones en Móstoles ¡Te estamos esperando!






    Pide Cita.

    Primera Visita Gratuita.

    ¿Quieres que estudiemos tu caso?

    Nosotros te llamamos. Rellena el formulario y nuestro equipo contactará contigo para citarte en clínica. Haremos pruebas diagnósticas y un estudio completo para que tengas una salud dental de hierro y una sonrisa preciosa.

    Teléfonos

    +34 916 17 53 73 | +34 640 13 02 09

    Dirección

    Esq. Velazquez, Calle Juan de Juanes, 1,
    28933 Móstoles, Madrid

    Horario

    Lunes a Jueves: de 10.00 h a 14.00 h, y de 16.00 h a 20.00 h.
    Viernes: de 10.00 h a 14.00 h