¿Sientes molestias incontrolables y un sangrado persistente en tus encías? Puede que estés sufriendo una de las patologías que afectan las encías, conocida como periodontitis. Es muy común notar que el motivo de visita de las personas a las clínicas odontológicas acostumbra a ser encontrar la solución exacta de uno o varios padecimientos periodontales. Estas patologías tienen una causa en común que es la aglomeración de la placa bacteriana y una higiene bucodental insuficiente. 

Por lo general, se pueden dividir en dos tipos; la primera, conocida como gingivitis y la segunda, como periodontitis. Básicamente estos problemas localizados en las encías suelen poner en riesgo nuestra salud bucodental y si no se trata a tiempo puede generar problemas mucho más severos y en un futuro pueden terminar afectando a nuestro organismo.

Es de suma importancia que en el momento de identificar el origen de esta patología o percibir algunos de sus síntomas, el paciente acuda inmediatamente a nuestra clínica para que podamos proporcionarle a tiempo el tratamiento más acorde a sus necesidades, gustos y tipo de afección.

¿Qué es la periodontitis?

También es conocida como piorrea y se produce tras una gingivitis mal curada o tratada. Esto se produce debido a que las bacterias terminan atacando el periodonto y otras partes de la pieza dental afectada que sirven como estabilidad de la pieza. 

Generalmente la diferencia entre estas dos patologías periodontales es que la gingivitis suele ser la patología más leve mientras que la periodontitis es la más avanzada, agresiva y peligrosa.  Ambas suelen ser unas de las afecciones más comunes en las personas y forman parte de las patologías periodontales. Ambas afectan en sí por igual, independientemente del sexo, pero sí que hay un rango de edad que se ve más afectado: 

  • Un 34,5 % en los jóvenes: aproximadamente entre los doce a quince años. 
  • Un 14,8 % en los adultos: alrededor de los treinta y cuatro a cuarenta y cinco años.
  • Un 10,3 % en los adultos mayores: entre sesenta y tres a setenta y cinco años de edad. 

Como se ha mencionado anteriormente el origen de estas patologías recae tanto en la aglomeración de la placa en nuestra cavidad bucal como en una higiene bucodental insuficiente. Esto último puede deberse a dos factores muy habituales en las personas que te explicamos a continuación:

  • Decadencia en el cepillado: este problema es muy común debido a que no se realiza de manera correcta el proceso instruido por nuestros especialistas en el momento de efectuar el cepillado en nuestras piezas dentales. Nuestra recomendación es cepillarse después de cada comida o antes de irte a dormir.
  • Técnica del cepillado de manera incorrecta: también existe la posibilidad que suceda el caso contrario, es decir, que sí se efectúa el cepillado después de cada comida, pero de manera incorrecta, ya sea porque se realice durante un lapso muy corto o que simplemente se dejen zonas importantes sin cepillarse.

Causas de la periodontitis

Tras años y años de estudios y experiencia se ha determinado que la formación de la periodontitis viene determinada por la progresión y el avance excesivo de la aglomeración de las bacterias producida por la placa bacteriana en nuestra cavidad bucal. Esto acaba afectando no solo las encías sino que también al interior de las mismas, y en el peor de los casos, a la raíz de la pieza dental seleccionada, lo que pone en riesgo su soporte y supervivencia. 

La gingivitis es un problema similar, pero solo tienen en común su fase más simple o inicial, por lo que, afectaría únicamente la parte superficial de las encías. Siendo posible su eliminación a través del cepillado diario o una profilaxis dental.

Tipos de periodontitis

Dentro de esta patología encontramos dos tipos que vamos a explicar a continuación:

1.   Periodontitis crónica

Por lo general, es la más habitual en las personas adultas y su progreso o avance suele ser más lento. Sus síntomas más característicos son la creación de bolsas periodontales y la retracción de las encías. Existen elementos que desencadenan esta patología como son el cúmulo de cálculo excesivo, el tabaquismo o la existencia de ciertas enfermedades sistémicas.

2.  Periodontitis agresiva

Esta suele ser producida por un factor de herencia genética. Su avance suele ser mucho más rápido que el anterior y afectar principalmente a los adolescentes o adultos de entre los doce y treinta años de edad. Este tipo puede provocar la pérdida del hueso alveolar y la caída de la pieza dental afectada.

A su vez, este caso suele generarse por dos maneras:

  1. Localizada: esto sucede cuando se ven involucrados los incisivos y primeros molares. Ocasionando una pérdida de agarre en la zona interproximal de dos muelas y suele producirse en la pubertad.
  2. Generalizada: suele perjudicar hasta tres piezas dentales diferentes y afectar a personas entre los 30  y 35  años de edad.

¿Cuáles son los síntomas de la periodontitis?

Para empezar es necesario aclarar lo siguiente: cuando se habla de periodontitis su sintomatología suele ser la misma que el caso de la gingivitis, pero mucho más profundos. Es decir, lo que varía es su estado de gravedad y movilidad. 

Explicado en otros términos más simples, suelen ser mucho más avanzados y severos, poniendo en riesgo no solo las encías si no las piezas dentales en sí y desencadenando otros factores aparte como:

  • Mal aliento: es muy común que en algunos casos suframos de un olor característico en nuestra cavidad bucal, cuando nos levantamos o cuando comemos ciertos alimentos. Sin embargo, padecer mal aliento permanente suele ser un signo puntual de periodontitis.
  • Retracción gingival: este problema se muestra a medida que esta patología se encuentre más desarrollada y produzca más y más bacterias localizadas en las encías. Esto acaba ocasionando que las raíces de las piezas afectadas se vean mucho más largas de lo normal.
  • Sensibilidad dental: este inconveniente se desencadena por la existencia del punto anterior. Es decir, que tras haber quedado al descubierto las raíces de las piezas dentales afectadas, la misma suele ser mucho más sensible que la corona y tenga mayor sensibilidad al no albergar la protección de manera correcta de las encías. Si esto sucede, la persona puede sentir molestia en el momento de cepillarse o comer ciertos alimentos o bebidas.
  • Espacios entre las piezas dentales o diastemas: también suele producirse por el punto anterior, debido a que la pérdida de la mucosa suele provocar la aparición de espacios vacíos o zonas negras entre las piezas dentales.
  • Movilidad dental: este síntoma suele ser el caso más grave que puede producir esta enfermedad debido a que al presentarse la movilidad dental se señala con mayor magnitud el avance progresivo de la patología, demostrando cómo la misma ya se encuentra perjudicando al hueso de las piezas dentales afectadas.

Tratamientos para la periodontitis

Para que nuestros periodoncistas puedan emitir un resultado eficaz al momento de tratar la periodontitis deberán realizar un estudio previo, así como también otros factores a la persona a tratar. De este modo podrán determinar el origen por el cual se desencadenó y establecer el tratamiento que corresponda en función del grado de afección del mismo. El único objetivo será eliminar por completo el sarro que se ha ido formando a causa de la patología. A continuación, se explica un poco más sobre el proceso del tratamiento:

  • Estudio periodontal:

Tras haber emitido el estudio previo y diagnosticado el estado completo e integral de la cavidad oral de la persona, se procederá a realizar un análisis microbiológico y ciertas radiografías digitales con el fin de determinar a tiempo de que agente nocivo se trata.

  • Curetaje dental:

Tras el estudio es primordial limpiar de manera profunda las áreas afectadas por la aglomeración de estas bacterias a través de un legrado, que se centrará en retirar la placa y el sarro acumulado debajo de la línea media de la encía, impidiendo de esta manera el desarrollo de más bacterias.

  • Control periodontal:

Después de haber culminado el legrado nuestros periodoncistas deberán realizar una inspección con el objetivo de evaluar que los resultados del tratamiento estén funcionando a la perfección. Esto implica que tendrás que acudir sin excepciones a cada una de las citas establecidas.

¿La periodontitis es contagiosa?

La respuesta a esta pregunta es . Como patología infecciosa que es por supuesto que sí puede transmitirse de persona a persona. Generalmente para que esto suceda el contacto debe ser de manera constante y prolongada a través de la saliva. Sin embargo, este tipo de transmisión no es muy común que se produzca debido a que deberá presentarse previo a ello una serie de circunstancias.

Periodoncistas en Móstoles

En nuestra clínica podrás encontrar odontólogos altamente capacitados en el área de la estética dental, así como también periodoncistas que se encargarán de proporcionarte el tratamiento que mejor se adapte a tus condiciones, necesidades y grado de afección. No puedes olvidar por ningún motivo que las patologías periodontales suelen contagiarse, por ello te sugerimos que nos visites con regularidad y que ejecutes una correcta y adecuada rutina bucal. La primera visita es gratuita, consulta con nosotros tu caso.