¿Sueles sentir los alimentos en la nariz? Si la respuesta es sí, puede que estés padeciendo de una patología llamada labio leporino. Este problema se ubica entre las deformaciones congénitas que más se desarrollan en la fase de gestación. Ocurre una vez que el tejido del paladar y el del labio superior no logran integrarse de manera correcta, provocando así la creación de una apertura en el labio superior. Dicha apertura puede ser diminuta o ser tan grande que vaya desde el labio hasta la nariz, afectando ambas zonas.

Un bebé tiene la posibilidad de nacer con labio leporino, paladar hendido o con ambas malformaciones a la vez. Pero no te preocupes, en la Clínica Dra. Belén Puras hemos atendido hasta un 25 % de niños y bebés con este padecimiento, por lo que si tu hijo sufre de esta patología, estará en buenas manos. 

La fisura emitida por esta patología puede afectar solo a un lado del labio o, en su defecto, a ambos lados, así como que también puede variar su tamaño. A continuación te mostramos algunos de los casos que pueden darse: 

  • La mayoría del tiempo suele formarse una concavidad, que se crea para encajar con otra superficie.
  • En casos no muy frecuentes esta apertura se termina alargando hasta los agujeros nasales, pasando por las encías superiores.

Esta patología está perjudicando en la actualidad a uno de cada 3.000 niños, ya que una vez que el tejido que forma el paladar no consigue integrarse de forma correcta, desencadena la aparición de ciertas hendiduras en la parte delantera o trasera del labio. Estas áreas mal formadas tienen la posibilidad de perjudicar el aspecto de la cara, ocasionar problemas en la alimentación, el habla e inclusive, en el peor de los casos, desarrollar infecciones en el oído. Sin embargo, no tienes de qué preocuparte, en la Clínica Dra. Belén Puras contamos con especialistas que se encargarán de diagnosticar y resolver a tiempo esta afección e implementar el tratamiento a seguir que corresponda, dependiendo del diagnóstico. 

Además, tras su consulta te proporcionarán consejos que te serán de lo más interesantes. Si te interesa este tema y quieres conocer un poco más sobre él, continúa leyendo.

¿Qué se conoce como labio leporino?

Como hemos mencionado, este padecimiento provoca ciertos agujeros en el labio superior, el techo del paladar o, en casos extremos, en los dos lados de la cara, y se produce cuando las construcciones faciales de un feto no se fusionan apropiadamente en el útero.

Las causas principales suelen asociarse con deterioros congénitos, o en ciertos casos, con diversos síndromes genéticos heredados. Aunque tener un bebé con este problema puede ser angustiante, es una cuestión que tiene solución y se puede corregir si lo tratamos a tiempo.

Para solventar este padecimiento se recomienda pasar por una serie de intervenciones con el fin de conseguir un mejor aspecto. No obstante, en algunas ocasiones puede que estos mismos bebés cuando sean adultos tengan que someterse a otras cirugías para dar por finalizado este problema. 

Normalmente esta afección se denomina fisuras orales. Dichas fisuras tienen la posibilidad de separarse en dos conjuntos, como los que se muestran a continuación:

  • Sindrómica: abarcan solo el 35 % de síndromes congénitos o con diversas malformaciones congénitas reconocidas. Estas fisuras orales son generadas por anomalías cromosómicas y síndromes monogénicos definidos.
  • No sindrómicas aisladas: representan hasta el 75 %, debido a que se hallan presentes sin anomalías asociadas o retrasos en el desarrollo, por lo que provocan diferentes mutaciones genéticas.

¿Cómo se identifica un labio leporino?

Generalmente, está mal formación de los tejidos del labio o en el paladar se puede identificar de manera rápida en el instante en que nacemos, aunque también existen casos en los que no es tan sencillo; todo dependerá del seguimiento fetal que tenga la persona. Sin embargo, a continuación te mostramos algunas señales que pueden ayudarte a identificar esta patología:

  • Se forma una división del labio y la parte superior de nuestra cavidad bucal, perjudicando de manera alarmante uno o los dos lados de la cara.
  • Se puede apreciar como un pequeño orificio, que puede ir ampliándose a partir del labio por medio de la encía superior y del paladar hasta llegar a la parte inferior de la nariz.
  • Otra división, pero esta vez solo en la parte superior de la boca, sin perjudicar el aspecto facial.

¿Cómo diagnosticar el labio leporino?

Esta clase de hendidura puede pasar inadvertida, siendo posible que en ciertas ocasiones no se logre diagnosticar a tiempo sino hasta que el bebé está más desarrollado y empiece a mostrar los siguientes indicios:

  • Complejidad con la ingesta de alimentos. Al momento de ingerir la comida habrá una leve probabilidad de que, tanto los líquidos como los alimentos suministrados, terminen saliendo por la nariz.
  • Emitir sonidos por la nariz al momento de hablar.
  • Infecciones de oído crónicas.
  • Variaciones en la estructura de la nariz.
  • Piezas dentales desalineadas.
  • Inconvenientes para subir de peso.
  • Retardo en el desarrollo del crecimiento.

¿Cuál es la causa del labio leporino?

Principalmente, este padecimiento ocurre cuando los tejidos de la cara y de la boca no se integran de forma idónea. Comúnmente, estos tejidos se unifican entre sí a lo largo del tercer y el cuarto mes de gestación. Sin embargo, en los bebés con labio leporino esta fusión jamás pasa o no se forma de forma correcta, dejando una apertura en medio del labio, el paladar y la nariz. Es fundamental resaltar que, si tu primer hijo nació con este síndrome, aumenta el peligro de que tu segundo hijo también lo sufra y así sucesivamente con tu descendencia.

Esto se debe a que los genes que ocasionan la hendidura frecuentan ser heredados por la madre o el padre. Además, se plantea que los mismos fetos al momento de la gestación pueden heredar un gen que incrementa la posibilidad de desarrollar una hendidura a través de ciertos componentes de nuestro ambiente, incrementándose así el peligro de que el bebé presente esta anomalía o malformación de manera innata. Algunos de estos desencadenantes se muestran posteriormente:

  • Ingerir ciertos medicamentos, como fármacos anticonvulsivos, a lo largo de la gestación.
  • El mal consumo de nutrientes prenatales.
  • Exposiciones a químicos, fumar, consumir drogas o incluso tomar alcohol durante el embarazo.

¿Cuáles son los tratamientos para curar el labio leporino?

Los objetivos del procedimiento son asegurar la ingesta de alimentos, el habla y el desarrollo maxilofacial clásico del bebé, así como eludir la formación de fístulas. El procedimiento más usado en la Clínica Dra. Belén Puras es la cirugía para cerrar aquel orificio formado por esta patología. Nuestros especialistas recomiendan realizar la intervención una vez que el niño se encuentre entre los tres y diez meses de edad

No obstante, anterior a esta cirugía se usa temporalmente un dispositivo protésico para cerrar el paladar, de manera que el recién nacido pueda alimentarse correctamente hasta que se realice la cirugía. También será primordial el seguimiento constante con terapeutas del habla y ortodoncistas para obtener mejores resultados.

Otros tratamientos para el labio leporino en la etapa adulta

Como se mencionó al inicio, es posible que en la etapa de adultez ciertos niños tengan que someterse a otras operaciones tras su primera cirugía si el problema persiste y tiene un impacto relevante sobre la zona de la nariz. Entre estos tratamientos se muestran los siguientes:

  • Operaciones en función de mejorar el habla: se deberá conseguir un logopeda (patólogo del habla y del lenguaje).
  • Injerto óseo alveolar: en este caso se necesitará una pequeña proporción del hueso procedente de la cadera para arreglar la fisura de las encías con el objetivo de que estas logren mantener las piezas dentales una vez que erupcionen.
  • Cirugía nasal: como esta patología suele perjudicar el aspecto de la nariz, realizamos una cirugía para reformar las fosas nasales. Sin embargo, se recomienda llevarla a cabo una vez que el niño se ha desarrollado completamente.
  • Cirugía ortognática u operaciones mandibulares.

Deshazte del labio leporino en la Clínica Dra. Belén Puras

En la Clínica Dra. Belén Puras encontrarás la solución a este padecimiento de una forma rápida, sencilla y, sobre todo, eficaz. Cada uno de nuestros especialistas se encargará de suministrar el tratamiento necesario a través de equipos altamente capacitados que solo podrás encontrar en nuestra clínica, según el tipo y la gravedad del orificio formado por el labio leporino. También estarán en la disposición de responder todas tus preguntas e inquietudes y ofrecerte el mayor apoyo posible.

Por todo esto, si en algún momento tú o alguien cercano a ti está padeciendo esta patología no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Ahora que estás al tanto de todo esto, te pregunto ¿Qué estás esperando para darle fin a esta molesta patología? 

¡Solicita una cita con nosotros y despídete de tus problemas bucodentales!

Leave a Reply